Marvel's Avengers - Developer: Crystal Dynamics - Autor:

Análisis | Marvel’s Avengers

Los fanáticos de los Avengers nos merecemos otra cosa.
por Axel Bosso | @Axl_Bosso

Marvel’s Avengers es un juego representativo de su época. En muchos aspectos, es la venta de ilusiones de algo que no es, pero que podría llegar a ser. Un conglomerado de promesas sobre encarnar a algunos de tus personajes de ficción favoritos, con una auténtica sensación de pertenencia a un grupo extraordinario. Sensación que esconde a veces goces muy interrumpidos. Encarnación que puede tardar en ser satisfactoria o incluso completa.

Mis sentimientos con respecto a la campaña, varios días después de su finalización, siguen siendo complejos. Por un lado veo el mérito de ciertas secciones jugables, con momentos espectaculares, y también la intención de contar una historia con ricas temáticas, las cuales pueden ser congruentes con la experiencia como también resultar un tanto ridículas y desaprovechadas. 

La intención principal es relatar cómo una joven adolescente, a través de su inocencia, corazón y fatídica experiencia, es capaz de unir a un grupo de veteranos que han perdido la fe en ellos mismos luego de un auténtico desastre del cual son culpados. La intención, como tal, está bien pensada, pero no deja de sentirse irracional cómo es que suceden los hechos que la plasman. Personajes tomando decisiones y reaccionando totalmente fuera de sí. Cercano a las últimas misiones, ocurre un conflicto artificial que pareciera integrar un nuevo quiebre en el grupo recién reintegrado. La resolución de este conflicto se siente totalmente forzada y de una inocencia tal que ni siquiera la película más floja del MCU tiene en su haber.

Lo anterior no quita que haya caracterizaciones correctas de algunos de los personajes más icónicos de la historia del entretenimiento. Bruce Banner quizás sea uno de los personajes más entrañables y comprensivos, más allá de ciertas decisiones cuestionables. Tony Stark es el clásico “salame” buena onda que trata de hacer reír, teniendo aún sus conflictos internos. Sin embargo, Kamala Khan es justamente quien logra destacarse con creces y, sin duda alguna, el enfoque de la aventura, mayoritariamente desde los ojos de ella, es la mejor decisión que se pudo haber tomado.    

La cuestión es que a partir de cierto momento empecé a sentir que los Avengers, más que un grandioso grupo de superhéroes, eran un gran grupo paramilitar con poderes extraordinarios. Probablemente esta sensación tenga que ver con toda su arista argumental de grupo de resistencia, el cual intenta ayudar a dos facciones distintas contra un mal corporativo que promete facilidades para el pueblo, escondiendo oscuras intenciones. También ayuda que constantemente estas facciones nos piden favores (misiones) y materiales a cambio de otros recursos necesarios para, por ejemplo, mejorar nuestro equipamiento.

Entiendo que mi insinuación pueda sonar injusta. El título “simplemente” está estructurado como un juego online de servicios, como se lo podría denominar a Destiny, con su fin último de ir consiguiendo cada vez mejor loot en misiones del contenido posterior a la campaña. Además, se espera que este contenido vaya actualizándose constantemente, incluso agregando nuevos personajes jugables a futuro. El problema es que con esta fórmula y plan bien intencionado Marvel’s Avengers falla en transmitir lo que yo creo que un juego de este icónico grupo debería transmitir. 

No es utópico lo que pido. Otros títulos de superhéroes lo han hecho impecablemente. La serie Arkham es una de las representaciones más ricas del encapotado, presentando de manera brutal su sentido de vigilante en Ciudad Gótica. Con Marvel’s Spider-Man pasa algo similar, con el relato bien sentido de un “simple” joven que adquirió poderes sin pedirlo, pero que aún así intenta hacer un bien con ellos. Mientras tanto, sufre de todos los quilombos y obligaciones de alguien típico de su edad y clase social.   

Por otra parte, el “mal corporativo” también se encuentra en las mismas prácticas que presenta el título. Cada personaje, además de sus extensos y diversos árboles de habilidades, apariencias cosméticas y tarjetas de presentación, cuenta también con una suerte de “Battle Pass” que retiene animaciones, movimientos, trajes y otros elementos. Sólo hay dos formas de ir desbloqueando cada nivel de este contenido: con puntos obtenidos por desafíos diarios/semanales específicos de cada personaje o por microtransacciones. Siendo honesto, lo primero no resulta del todo complejo. Suelen ser objetivos sencillos y realizables, aunque lleven tiempo y haya que ir farmeando una cantidad irrisoria de puntos para ir desbloqueando los niveles sucesivos. Lo vergonzoso viene de parte de la segunda opción. El título invita a que gastemos muchísimos dólares para adquirir unos créditos especiales, los cuales ni siquiera sirven para todos los personajes a la vez: hay que ir gastando para cada uno. Luego de haber comprado un videojuego de 60 dólares. La suma total para desbloquear los 40 niveles de los seis personajes disponibles me da vergüenza ajena escribirla. 

La práctica anteriormente descripta es lamentable y funciona para expresar mucho de lo que está mal con Marvel’s Avengers. El colmo es que el contenido en sí ni siquiera es excelente. Al contrario, las apariencias opcionales, lo que tendría que ser lo más llamativo de todo el contenido cosmético, no son del todo buenas. Muchísimas son pésimas, con pocos exponentes que realmente valgan la pena (de desbloquearlos jugando, nunca de poner dinero real). Es una situación que no se entiende cómo se les ha escapado de las manos, similar a lo que ocurre con el loot en sí. El mismo va mejorando estadísticas generales de nuestros héroes, además de contar con uno o más efectos únicos y útiles según el caso, pero la decisión de que estos sean “invisibles”, no afectando en nada a la apariencia de los personajes es una decisión que atrasa en 20 años de RPGs.

La diversión que me dio la campaña en líneas generales me ayudó a no darle importancia a muchas de estas problemáticas. Si algo le felicito a Marvel’s Avengers es que sus personajes realmente se sienten únicos, con diferentes características que generan diferentes experiencias según a quien usemos. Iron Man me parece uno de los mejores personajes, porque de entrada y con poco leveleo podés desbloquear habilidades y armamento vistoso, además de siempre ser uno de los pocos personajes que puede volar libremente sobre el escenario. Utilizarlo a él y Black Widow, experta en combate cuerpo a cuerpo, me hicieron olvidar que la campaña solo presenta a tres villanos conocidos de los cómics, dos ya vencidos en la beta y el restante siendo el jefe final que tenés presente desde el inicio de la aventura. El resto serán siempre robots o inhumanos genéricos a más no poder.

El combate del título podrá aparentar ser el de un brawler muy limitado, pero esta apariencia esconde un combate profundo, el cual permite encadenar combos espectaculares y tiene mucha tela para cortar. Esta es una de las pocas patas que termina salvando a Marvel’s Avengers, pero está mal envuelta y mal planteada. Mal envuelta porque a partir de ciertas misiones de la campaña, el juego empezó a romperse a pedazos por muchos momentos. Caídas de frames a rolete, en ocasiones con cuatro personajes en pantalla y otras simplemente en cinemáticas. Vale aclarar que el título lo he jugado en PS4, pero tengo entendido que los problemas técnicos (como también otros de crashes y bug gráficos) ocurren en todas las plataformas. 

Con respecto al “mal planteo” antes nombrado, el asunto es que el título está mal diseñado en su sistema de niveles. O mejor dicho, pretende que su campaña sea sólo su carta de presentación para invitarnos al online, pero esto puede ser contraproducente cuando durante unos buenos pares de horas desbloqueo puntos de habilidades muy de vez en cuando. Puntos que según en que los use pueden agregar algún cambio significativo al personaje como ninguno tangible. Así es como, por ejemplo, personajes como Hulk se sentirán súper planos y limitados durante toda la campaña y principios del contenido posterior. Recién con tiempo y muchos niveles adquiridos empieza a cambiar el asunto. Algo en una suerte de “a las 30 horas se pone copado el personaje”

Espero que con el tiempo y muchas actualizaciones la experiencia se vuelva mucho más rica y variada, como debería haber sido desde un principio. Marvel’s Avengers no terminó siendo una pésima experiencia en mi caso. Reitero que supo ser divertido y entretenerme en muchas misiones, sean del contenido de un jugador como también algunas multiplayer. Pero la reiteración de escenarios y fórmulas de misiones sumamente genéricas, sumado a la poca variedad de contenido en general y a su pobre performance, no me invitan a seguir jugando. Los fanáticos de los Avengers nos merecemos otra cosa.

Escrito por

Axel Bosso

Joven escritor amante del entretenimiento en general. Lic. en Psicología en proceso y entusiasta de la Filosofía. Kojima es mi pastor, Foucault mi mentor. Me podés leer en otros sitios, como Bloody Disgusting e Into The Spine.

Seguime en Twitter

¿Te gusta el contenido que generamos?

Invitanos un café y ayudá a que GitGud sea cada día un poco más grande.

Invitanos un café