Análisis | Obey Me

El brawler que la cuarentena necesitaba
por Raissa Jerez | @ReviewsRai
Obey Me - Developer: Error 404 Game Studios - Autor:

En estos pandémicos días de poco por hacer —aparte de trabajar— y ningún lado a donde ir —además de dar la vuelta a la manzana con el perro— llegó a mis manos Obey Me. Este nuevo título argentino a cargo del estudio Error 404 vino para dos cosas claras: dejar la vara muy alta para los desarrolladores nacionales; y para regalarnos el espacio perfecto en donde descargar las frustraciones de esta eterna cuarentena, a base de reventar todos los botones del mando sin parar. 

En esta corta pero intensa aventura estilo Brawler nos ponemos en la piel de Vanessa Held, una joven demonio de muy bajo rango quien, junto a su compañero Monty, un perro infernal y constantemente hambriento, debe ir por toda la ciudad matando grotescos monstruos mientras el cielo y el infierno se baten a muerte por el control de las almas humanas.

Como recién nos estamos conociendo, les voy compartiendo información sobre mí en cada nota. Por eso, para ésta en particular es importante que sepan que no soy una persona que disfruta los Brawlers. Está chequeado que no soy buena con las combinaciones de botones a altas velocidades, no consigo memorizar los combos ni siempre olvido con qué botones se hacen los ataques especiales. No me juzguen, pero a menos que sea Smash Bros o Castle Crashers y los juegue sí o sí en modo co-operativo, este no es mi tipo de juego. Pero extrañamente, Obey Me consiguió engancharme, y haré lo mejor posible para que entiendan el por qué. 

Si bien lo que me atrajo inicialmente fue el hermoso arte estilo cómic que tiene, al adentrarme en la historia quedé encantada con el hecho de que el estudio decidió poner el valor agregado del juego en las áreas en las que usualmente un brawler falla, y así enriquecer la experiencia de una forma notable. Es un juego corto de 12 capítulos que no toman más de 3 a 4 horas en completarse, pero en ese tiempo hay una historia desarrollada, profundidad en los personajes, infinidad de diversos enemigos, niveles complicados, mejoras de skills y mucho más. 

La dupla de Vanessa y Monty funciona bien y nos ofrece dos cosas poco comunes. Para empezar, una protagonista sarcástica y con un humor oscuro que no se vale de su apariencia. Algo realmente reconfortante para las mujeres que gustamos de los videojuegos y que por años tuvimos que resignarnos a ser princesas inútiles en segundo plano (perdón Peach) en lugar de protagonistas empoderadas (como Aloy de Horizon Zero Dawn y Kassandra de Assassins Creed Odyssey). Por otro lado, tenemos por primera vez en mucho tiempo un buen compañero de aventuras (lejos de los inútiles Hugo de A Plague Tale o Claptrap en las 3 entregas de Borderlands). Si bien puede que haya sido creado para ser el alivio cómico, Monty es sumamente útil durante los combates, aun cuando es manejado por la IA. Estos dos carismáticos amigos, aparte de luchar juntos, tienen la opción de fusionarse al mejor estilo Dragon Ball. Conforme avanzan los combates, pueden incluso desbloquear skills nuevas, ataques especiales y nuevas formas de mutación para nuestro compinche perruno.

En cada capítulo, esta dupla debe ir del punto A al punto B, lo cual no es complicado ya que un poco más y el camino correcto está señalado con un cartel de neón. Pero el título nos ofrece otros elementos que hacen todo más interesante. Las calles se van llenando de diversos obstáculos: montículos gelatinosos que nos hacen rebotar si los tocamos, bombas que explotan si las pisamos, plantas carnívoras que nos quieren comer, rayos láser y hasta fuego. Si atravesar los caminos se vuelve complicado, imagínense cuando aparte de todo eso tenemos una horda de monstruos intentando matarnos. Error 404 no sólo elevó la dificultad, sino que generó un sentido de estrategia, en donde el button mashing queda en pausa mientras analizamos la mejor forma de atravesar las calles sin morir en el intento. 

Estos combates están plagados de cientos de bestias asquerosas que intentarán matarnos sin piedad. Desde unos bichos que explotan al tocarlos hasta otros que con sus ataques cubren toda la pantalla de verde limitando nuestra visión. Ninguno de los encuentros es igual a otro. La variabilidad permite que tanto Vanessa como Monty desplieguen todo su arsenal de armas, ataques y combos, tanto individualmente como en equipo. Pero eso no es todo: al final de cada capítulo, nos tenemos que enfrentar al líder del nivel en una pelea que marca una diferencia en el grado de dificultad frente a los enemigos comunes. Son encuentros bastante más largos, en los cuales si no somos lo suficientemente rápidos y hacemos un buen uso de las habilidades aprendidas, podemos terminar muertos en cuestión de segundos. 

Para hacer aún más amena la experiencia, cada uno de estos combates tiene un ranking que resulta de evaluar tres factores: la eficiencia de los ataques, la cantidad de tiempo transcurrido y el daño realizado. Dependiendo de la calificación de cada pelea y qué tan buena haya sido tu performance, te dan recompensas para mejorar a tus personajes. A pesar de no ser habilidosa ni fan de este género, saqué la calificación más alta en mi primer intento: Soul Slayer. Esta simple adición hace que Obey Me sea sumamente re jugable, ya que de la misma manera en que cada pelea se evalúa, al finalizar cada capítulo también se nos otorga una calificación.

Luego de terminar esta aventura, quedé encantada con ambas modalidades de juego. Soy de las personas a las que les gusta conseguir el mejor puntaje, así que pueden imaginar la cantidad de veces que repasé los niveles hasta conseguirlo. Al mismo tiempo me entretuve muchísimo jugando en modo co-op, ya que la experiencia del trabajo en equipo siempre es única e irrepetible. Este brawler está lejos de ser perfecto. De hecho, tiene unas actuaciones de voz de terror –mejor casting para la próxima–, pero a su vez tiene un nivel de desarrollo muy alto que da pie para que la industria de videojuegos argentina siga brillando. 

PD: si se quedaron con ganas de más, hay novelas gráficas de ‘Obey Me’ publicadas por Dynamite Comics, de la mano del artista de Marvel, Ben Herrera. 


  • Compartir
Escrito por

Raissa Jerez

Comunicadora audiovisual. Maestra Pokémon. Formada por Nintendo, con especialidad en PlayStation y mención honorífica en Xbox. De vez en cuando me creo youtuber en 'Rai Reviews' y colaboro con PressOver. Me gusta recomendar cosas aunque no me hayan preguntado.

Seguime en Twitter

¿Te gusta el contenido que generamos?

Invitanos un café y ayudá a que GitGud sea cada día un poco más grande.

Invitanos un café