- Developer: Digital Sun - Autor:

Moonlighter: Between Dimensions – Un buen negocio

Moonlighter recibe su primer DLC y es abundante
por Franco Borgogna | @El_Viejo_Frank

Sinceramente nunca que pensé que volver al mundo de Moonlighter sería tan agradable. Desde que tuve la posibilidad de probar el título desarrollado por Digital Sun en Brasil Game Show 2017 y conocer su propuesta en profundidad, quedé flechado esperando a que sus responsables finalmente fijaran una fecha para su lanzamiento. De más está decir que cuando llegó ese día, el juego fue devorado -en sentido figurado- por mi persona, dedicando más de 20 horas a explorar sus mazmorras y a comerciar para comprar cada una de las mejoras disponibles para el recinto comercial regentado por el protagonista del juego.

Moonlighter era una belleza en su momento y —por más que tuviere algunos pequeños fallos— lo sigue siendo hoy día, presentando un mundo sumamente colorido, personajes entrañables y esa singular mecánica de ser tanto comerciante como aventurero. Sin embargo, luego de experimentar todo lo que el juego ofrecía y de un final de corte “WTF”, siempre tuve la sensación de que el intrépido héroe tenía algo más que hacer, y al parecer también lo fue para el estudio desarrollador del juego, que recientemente lanzó al mercado el primer DLC de pago titulado Between Dimensions.

Antes de pasar al contenido que ofrece Between Dimensions, no puedo dejar de hablar acerca de Moonlighter. Seré lo más escueto posible, ya que sólo hago esto por si hay algún despistado que no haya puesto sus manos sobre este gran juego en su momento. Moonlighter es un action-RPG con toques de roguelite en el cual tomamos el papel de Will, un joven comerciante poseedor de una tienda que dedica sus ratos libres a explorar peligrosas mazmorras de las que obtiene tesoros que luego venderá en su establecimiento. El juego original constaba de cinco calabozos de creciente dificultad, los cuales presentaban su propia ambientación, enemigos, ítems y jefes. Para superar cada uno de las cinco mazmorras era necesario mejorar el pueblo para tener acceso a mejores armas y armaduras, las cuales sólo podíamos pagar con el dinero obtenido de nuestras transacciones comerciales. Una propuesta simple, pero efectiva que no hacía más que invitar a jugar hasta perder la noción del tiempo.

Ahora que ya estamos en tema, pasemos a lo que realmente nos interesa: el DLC Between Dimensions. Acceder al nuevo contenido no requiere de maniobras extrañas o de resolver algún tipo de puzzle, sino de superar la historia principal. Digital Sun nos invita a vivir nuevamente la aventura de Will y a disfrutar del viaje, mientras olvidamos que volvemos a jugar sólo para ver qué novedades trae consigo el DLC. Honestamente creo que esto es un gran acierto ya que Between Dimensions encaja de forma orgánica con el resto del juego. Es decir, no se siente como un agregado metido con calzador para sacarle el dinero a aquellos que quieran volver a recorrer cada pixel de este mundo, sino que se ve el trabajo, el amor y el esfuerzo que el estudio desarrollador siente por su obra.

Between Dimensions comienza la noche después de que Will superara con éxito la quinta mazmorra. Tras ello, un extraño temblor golpea la tierra y un misterioso portal hecho de limo se abre cerca de los otros calabozos. El “porque”, por supuesto que nadie lo sabe, por lo que la tarea de ingresar al portal y descubrir qué sucedió recae en las botas de nuestro valiente comerciante, quien deberá salvar el día una vez más… Y justamente esta última palabra -más- es la que define al DLC: Más enemigos, más recetas de crafteo, más horas de juego y mayor dificultad.

Fue gracioso, aunque no en sentido cómico, a la par que frustrante, descubrir que teniendo a mi personaje equipado con las mejores armas y armaduras que la aventura original podía ofrecer no eran suficientes para hacer frente a la nueva mazmorra, apodada como “dimensional”. Si se me permite dar un consejo, es mejor entrar a esta nueva zona lo más preparado posible, y aun así puede que no sea suficiente. El salto en la curva de dificultad es bastante notorio, ya que me era factible entrar en cualquiera de las cuatro mazmorras originales y eliminar fácilmente con un par de golpes de espada a cuanto enemigo se me pusiera enfrente. Claro está que no es así en la mazmorra dimensional. Esta presenta enemigos nuevos que pueden complicarnos mucho la vida, y toma otros prestados de los niveles anteriores, aunque notoriamente más poderosos y resistentes, lo cual obliga a estar constantemente en movimiento, golpeando y esquivando ataques.

Para estar a la altura de este desafío será necesario echar mano a todas las nuevas creaciones. ¡Ah, sí! El “chiste” -que sigue sin tener gracia- es que las armas y armaduras, obviamente requerirán de ítems que solo se obtienen en la nueva mazmorra, así que hasta hacerse con las primeras piezas de equipo habrá que pasar por un inevitable proceso de farmeo. Un detalle que llamó mi atención es el salto que hay del mejor equipo que se puede obtener al final del juego base al que se puede crear en Between Dimensions. Es increíble la diferencia de poder, aunque también en costo, así que será vital sacar a relucir nuestras mejores dotes de comerciantes para vender al máximo precio posible cada objeto extraído de la mazmorra dimensional.

Una nueva característica que trae Between Dimensions son las mini-mazmorras ocultas dentro de las cuatro que presentaba el juego originalmente. Hay unos agujeros en determinadas ubicaciones específicas a través de los cuales podemos arrojarnos para descubrir un portal que nos traslada a una pequeña mazmorra dimensional. Se tratan de habitaciones repletas de enemigos que concluyen en una pelea con un mini-jefe. Como premio se puede obtener un arma realmente poderosa, aunque sólo se puede usar dentro de la mazmorra, ya que desaparece en cuanto se abandona dicha instancia.

Si bien el DLC está muy bien en cuanto a su relación precio/calidad/diversión hay algún que otro detalle que me hace un poco de ruido. En primer lugar, lo mencionado: la dificultad. A ver, no es que me queje respecto a si un juego es difícil o no, de hecho, disfruté muchísimo de Sekiro. A lo que voy es que aquí se nota un salto demasiado brusco entre el juego original y el nuevo contenido. Yendo a toda prisa, en mi mejor intento tan sólo puede llegar al tercer piso con el equipo que poseía, pero para ese momento ya había gastado todas mis pociones, quedando expuesto a morir con la mochila llena de objetos, lo cual implica perderlo todo. En este aspecto, Between Dimensions nos obliga a ir a su ritmo, nos guste o no.

En segunda, obtener el nuevo equipo es realmente muy costoso. Para craftear una armadura nueva, no sólo se necesitan las piezas, sino también alrededor de 600,000 de oro… y eso sólo para la versión básica. Eso significa llenar la tienda con productos y vender todo varias veces para obtener tanto el dinero como las piezas. El tema es que hay que repetir la misma operación para cada pieza de equipo y arma. Si bien tiene algo de sentido desde el aspecto narrativo -sin mencionar que a través de este sistema se compensa con creces el valor del DLC respecto a la duración en tiempo- se siente un poco excesivo como medio para obtener todo el equipo nuevo. Tampoco le da coherencia al sentido de urgencia que impone Between Dimensions acerca de la amenaza que se avecina, puesto que, si trazamos un paralelismo algo realista, tomaría varios meses de tiempo dentro del juego completar la mazmorra dimensional y resolver el misterio.

Bueno, bonito y barato

Moonlighter: Between Dimensions es un DLC abundante que permite, a quienes disfrutaron del juego base, seguir jugando por mucho tiempo más, disfrutando de la sólida mecánica que amalgama el ser un aventurero y comerciante. Además, ofrece nuevos desafíos en la mazmorra dimensional, nuevo equipo que crear y una buena cantidad de horas de gameplay para obtenerlo. Si bien por lo dicho no parece que se agreguen muchas novedades, créanme que tomará trabajo —incluso al jugador más duro— superar esta nueva amenaza.

Escrito por

Franco Borgogna

Periodista apasionado por los videojuegos que sueña en mundos pixel-art sin caídas de frames. Streamer a tiempo parcial, fundador de la comunidad “La Orden del Pixel”, amante de la series, las películas y los comics.

Seguime en Twitter

¿Te gusta el contenido que generamos?

Invitanos un café y ayudá a que GitGud sea cada día un poco más grande.

Invitanos un café