Análisis | Star Wars Episode I Racer: Una carrera cuesta arriba

Un juego de carreras que trae toda la nostalgia de aquella galaxia muy lejana y de nuestro legendario Nintendo 64
por Raissa Jerez | @ReviewsRai
Star Wars Episode I Racer - Developer: Aspyr Media - Autor:

Cuando me hablan o hablo de Star Wars no puedo evitar sentir una emoción en el pecho, porque me trae siempre los mejores recuerdos. De cuando era chica y mi papá me llevaba al cine para ver los relanzamientos de los episodios IV, V y VI, hasta las cientos de horas que pasamos frente al Super Nintendo tratando de superar los complicadisimos niveles de The return of the Jedi. Si leyeron mi pequeño escrito sobre los juegos a los que el team de GitGud siempre vuelve, saben que hasta el día de hoy, cuando voy de visita a Lima, tengo sesiones de gaming con mi papá y mi hermana. Eso sí, debo confesar que aún no conseguimos pasarlo por completo. Capaz es inconscientemente nuestra excusa para volver a él y compartir más momentos juntos. A lo que voy es que todo producto de Star Wars siempre es bienvenido en mi corazón y Star Wars Episode I: Racer no fue la excepción. 

Cuando recién lo descargué, empecé a creer que sólo se trataba de un relanzamiento de la versión de 1999 y que era una entrega para niños entre 5 y 10 años como máximo. Los gráficos son bastante básicos y el primer torneo trae pistas demasiado fáciles. Sin ir muy lejos, conseguí obtener el primer puesto en cada una de las 7 carreras del torneo inicial al primer intento. Todo fue tan fácil que incluso me empecé a quedar dormida. (Por eso y porque puse la calefacción muy fuerte).  Hasta ahí estaba segura de que iba a sentenciar a este juego como un remake muy malo e innecesario. Pero conforme fui avanzando, le descubrí más cosas que lograron cambiar mi opinión. 

La modalidad de juego es fácil: participas en una carrera y, si quedas dentro de los tres primeros puestos, desbloqueas pistas nuevas hasta desbloquear las 25 que trae la historia, divididas en cuatro torneos. Cuando arranqué el segundo torneo, todo se volvió inmediatamente más complicado. No pude conseguir el primer lugar en ninguna ocasión y me tomó varios intentos y mucha frustración poder quedar en el top 3 para poder avanzar. Me enojé infinidad de veces e incluso corté las carreras a la mitad. Esto no es solo porque sea competitiva y posiblemente mala perdedora (debatible), sino porque los pods de carreras son tan veloces que si los otros competidores te sacan ventaja, es casi imposible alcanzarlos de nuevo. No miento, lo intenté por muchas horas. 

Si la dificultad escala de una manera impensable para el segundo torneo, está de más que les comente sobre la tarea titánica que es clasificar en el top 3 en los otros dos torneos que ofrece el juego. Pero no quiero que piensen que soy reiterativa con este tema solo porque no me gusta perder, sino porque dependiendo del puesto que obtienes, se te ofrece una recompensa monetaria. Esta la tienes que invertir inteligentemente, porque no sólo sirve para upgrades que te ayudan a hacer de tu pod una máquina invencible, sino porque las piezas que lleva se van gastando con el uso y tienes que sí o sí ir comprando nuevas. De la misma forma existe la opción de adquirir droides que te ayuden con las reparaciones durante los circuitos, por si te estrellas o algún otro competidor te choca. Es fundamental cuidar el dinero y mantener el balance entre piezas nuevas y piezas más valiosas. 

En todas las carreras—y fiel a la película y sus personajes—hay una gran variedad de conductores y cada uno ofrece un pod distinto con características particulares. Están desde el desagradable Sebulba hasta el particular Bullseye Navior y muchísimos más. Algunos son más veloces y otros tienen mejor turbo, mientras que algunos son más grandes y resistentes otros son más pequeños y frágiles, pero permiten pasar por espacios reducidos. Todo recae en nuestras habilidades y preferencias. Lo bueno es que nos dan la opción de cambiarlos cada vez que iniciamos una carrera. Obviamente, por ser fan de las películas y además por mantener una misma línea durante mi experiencia con Star Wars Episode I: Racer, siempre utilicé a Anakin con su pod, tal cual en ‘Amenaza Fantasma’. Pero desde ya les digo que la mejor opción es Ben Quadinaros. Eso sí, hay que desbloquearlo mientras avanzamos en el juego. 

Esta nueva versión tiene algunos upgrades como gráficos un tanto menos toscos y hay una mejoría increíble con el manejo del pod y la sensación que nos da. Para ser un juego de hace 20 años, está muy bien lograda la forma en la que la nave se desplaza por el aire y cómo los controles permiten hacer diversos movimientos, hasta incluso ponerlo completamente de costado para pasar por grietas muy angostas. Pero la mejor parte que tiene para ofrecernos definitivamente es la música que acompaña cada uno de los escenarios. Creanme cuando les digo que es un placer ponerse los auriculares a full volumen e ir volando por todos los icónicos escenarios de las películas de Star Wars mientras tienes la banda sonora palpitando y mezclándose con los efectos de sonido de la carrera. Un placer absoluto. 

Claramente este no es el lanzamiento del año ni el mejor remake que tienen para ofrecer Nintendo o PS, pero es una sólida opción para los amantes de los juegos de carreras y para los que tienen a la legendaria saga cerca de su corazón. Si consiguen superar la simpleza del inicio y se adentran un poco más, les prometo que tendrán una aventura fuera de esta galaxia.


  • Compartir
Escrito por

Raissa Jerez

Comunicadora audiovisual. Maestra Pokémon. Formada por Nintendo, con especialidad en PlayStation y mención honorífica en Xbox. De vez en cuando me creo youtuber en 'Rai Reviews' y colaboro con PressOver. Me gusta recomendar cosas aunque no me hayan preguntado.

Seguime en Twitter

¿Te gusta el contenido que generamos?

Invitanos un café y ayudá a que GitGud sea cada día un poco más grande.

Invitanos un café